Can Bonet nace durante el confinamiento.

Esos meses nos despertaron la esencia de nuestras raíces, el mar, la montaña, sabores, olores y texturas con las que crecimos.
El olor a brasa, a pan tostado a azúcar caramelizado…
Las recetas de nuestras madres y abuelas nos ayudaron a pasar los días y esto fue para nosotros como estar en casa. Can Bonet es nuestro homenaje a todas ellas.

Esther y Pere.